Baila samba en Río de Janeiro

Para aprender a bailar como los cariocas no es necesario que sea carnaval. Te contamos dónde puedes gozar de este ritmo si vas a Brasil

Por Laura Llerena

De un ritmo pegajoso que irremediablemente hace que den ganas de sacudir las caderas y los pies, la samba tocó tierras brasileñas junto con la llegada de los esclavos africanos, originarios principalmente de Angola, quienes hallaban en este tipo de musical consuelo en tiempos difíciles.

Fue con la abolición de la esclavitud, que muchos de esos africanos se trasladaron a Río de Janeiro. Ahí, se asentaron en comunidades como Prace Onze y Cidade Nova, reconocidos como importantes centros de la música y el baile de samba.

Su singular sonido, mezcla del tantan (instrumento de percusión, tipo tambor), el cavaquinho (un pequeño instrumento de cuatro cuerdas, pariente de la guitarra y similar al ukelele), el pandero y el violão (guitarra acústica), fue ganando popularidad entre los cariocas y después entre todos los brasileños, hasta el grado de adoptar este género musical como su bandera cultural musical, reconocida hoy en día en todo el mundo.

Este ritmo fue ganando terreno, apropiándose del carnaval de Brasil, desde 1917, de las escuelas de samba, que surgieron en 1928 y luego del primer desfile oficial de dichas escuelas, en 1932, formadas a partir de la reunión de compositores, músicos y bailarines, quienes comenzaron a formar clubes, hasta llegar a tener su propia Asociación de Escuelas, encargada de organizar los desfiles de uno de los más famosos carnavales del mundo.

Ciudad de la samba

Es tal la afición por las escuelas de samba que cada una cuenta con su club de fans e incluso se creó la “Ciudad de la samba”, donde todas las escuelas tienen su propio espacio para dar rienda suelta a su creatividad.

Se trata de un área de 93 mil m2, localizada en rua Rivadávia Correia, 60 – Gamboa, donde cada escuela lleva a cabo talleres para aprender percusión, música y baile de samba, previo al Carnaval de Río. Ahí mismo se encuentran las 14 fábricas que realizan la producción de carrozas, máscaras, disfraces y diversos artículos de Carnaval.

La mejor temporada para ver la Ciudad de la samba en todo su esplendor, va de noviembre a febrero, meses antes de que la máxima fiesta de Brasil reaviva el Sambódromo como cada año, aunque también se puede visitar todo el año en un horario de 10:00 a 19:00 horas, de miércoles a lunes.

Baila como un carioca

Si quieres aprender a bailar como los cariocas, en Pedra do Sal, al norte del centro de Río, se reúnen los locales para dar muestra de sus mejores pasos a los extranjeros. Y es que este lugar fue donde cientos de esclavos desembarcaron al llegar a Brasil. Si el clima lo permite, se realizan estas pequeñas fiestas improvisadas, que surgen gracias al sonido de un grupo de músicos que tocan desde las 6:00 de la tarde y hasta las 11:00 de la noche. Hay vendedores ambulantes ofreciendo diferentes bebidas, desde cervezas hasta las famosas caipirinhas

Otros sitios para aprender a bailar samba y disfrutar de la vida nocturna que ofrece Río, son: el Centro Cultural Carioca, ubicado en 37 Rua do Teatro, en el centro de la ciudad, donde se ofrecen clases salsa o samba, en medio de un bello salón de baile de los años 20, así como las gafieiras (salones de baile) en Lapa, donde tocan grupos en vivo.

También puedes optar por un tour en el que, además de tomar clases para bailar samba, al final, tu esfuerzo es premiado visitando algunos clubes nocturnos para mostrar lo aprendido. Este tour lo ofrece la compañía Rio Samba Dancer e incluye una hora de clase en grupo, más de tres horas de paseo nocturno, entrada al club y transporte (del estudio al club). Te dejamos el link del sitio para que cheques los costos que manejan:  https://www.riosambadancer.com/es/

Samba pa´ti

Fueron los años 30 los de mayor resplandor de la samba, que entonces tenía popularidad entre las clases bajas y medias del centro de Río. Artistas como Cartola, Nelson Cavaquinho, Clementina de Jesus, Dorival Caymmi, Ary Barroso, Noel Rosa, Carmen Miranda y Donga, éste último, autor de la canción Pelo Telefone, considerada la primera grabación de samba (1917), fueron quienes, con sus voces y ritmos, hicieron que la samba retumbara en todo Brasil y se adoptara como estandarte musical del país.

Deja un comentario