La esencia musical de Marruecos

Conoce las danzas, bailes tradicionales y la música que escuchan los habitantes de este país del norte de África. ¿Te animas a hacer un tour diferente?

Por Mario Zárate

The Kingdom of Morocco, mejor conocido en nuestro idioma como Marruecos, es un destino enigmático que te atrapará inmediatamente, no sólo por su riqueza cultural, gastronomía y arquitectura, sino también por su abanico musical repleto de interesantes ritmos.

Empecemos conociendo los sonidos más representativos de esta nación, la cual se distingue por el inmenso rango de géneros y subgéneros que convergen en su territorio, donde cada región dispone de una música de carácter único.

La música tradicional marroquí es una parte importante de la vida cotidiana y se considera la expresión fundamental de la cultura popular de este país. Se encuentra presente en los nacimientos, matrimonios, funerales, reuniones religiosas y festivales.

Su música se compone principalmente de cuatro grandes géneros: bereber (la más común), chaabi/shaabi, gnawa/gnaoua y el andalsí. Cada uno de ellos se compone de grupos subregionales, divididos en “moderna” y “tradicional”. Otros géneros representativos son el aïssawa, el árabe clásico, gharnati, griha, malhun, malouf, ra’i y sefardí.

Dignos representantes del mundo sonoro marroquí

Famosos músicos de estas tierras africanas han llevado en alto muchos de estos géneros musicales; tal es el caso de la Orquesta Chekara, uno de los hitos de la música andalusí del norte de Marruecos y que agrupa ya tres generaciones de la misma familia.

H Kayne es otro ejemplo. Se trata de un grupo de raperos surgidos de la ciudad de Meknes, un lugar poco reconocido a nivel cultural, más allá de un pasado imperial ya muy lejano; Hamid el Kasri, es el representante privilegiado de la música gnawa, expresión rítmica y mágica de la cultura del África negra traída por los esclavos al Magreb.

La lista continua con Karima Skalli, una de las grandes representantes de la música de la culta árabe, gracias a su voz privilegiada y cálida presencia en escena; Khadija (B’net el Hoariat), cuya música acompaña acontecimientos especiales en las familias; Oum, cantante que trabaja sobre el R&B y el soul, acercándose en ocasiones al rap o dejándose seducir por el reggae.

Otros más son Nass el Ghiwane, grupo del barrio popular de Casablanca que, con sus temas, reflejan la realidad y animan a la gente a tomar su destino en las manos; Darga, de formación heredera de los grandes grupos franceses al estilo Mano Negra o Gnawa Difusión, y que fusionan la música tradicional con el estilo western; y por último tenemos a DJ Key, quien, surgido de la nueva generación de músicos marroquíes, sobresale gracias a su mezcla de hip-hop, funk y las músicas negras.

Tours musicales

Después de conocer un poco a sus músicos, están los tours para conocer la vida nocturna y gastronómica del país. Uno de ellos es Agadir, una de las ciudades más diversas del mundo donde debes visitar Edgware Road, hogar de las vibrantes comunidades del norte de África y Medio Oriente, donde encontrarás populares restaurantes con platillos como el hummus, cuscús y otros platos tradicionales, mientras te entretienes mirando bailarinas que ejecutan la danza del vientre.

También puedes experimentar la tradición Gnawa de Essaouira en un tour musical de tres horas a hogares locales, donde podrás disfrutar de los ritmos africanos distintivos de la ciudad en unos de sus templos sagrados, admirar un espectáculo de danza íntima y estudiar los trajes tradicionales de los bailarines.

Otro de los atractivos y tal vez el más popular, es una deliciosa cena acompañada del show “Chez Ali” en Marrakech. Prepara tu paladar para degustar platillos marroquíes en una tienda tradicional bereber con decoración de estilo beduino, mientras admiras el espectáculo «Arabian Nights» con bailarinas, acróbatas, jinetes y música folclórica.

Si bien, la cultura musical de Marruecos es muy amplia, esta es una pequeña dosis para que te animes a visitarlo.

Deja un comentario