Sigue la huella de los Stones en Londres

A la capital de Inglaterra los viajeros llegan entusiasmados por ver el Big Ben, subir al London Eye, tomar fotos del Palacio de Buckingham y pasear por la Abadía de Westminster. Pero quienes tienen alma de melómano, buscan además, conocer la historia musical que esta ciudad de reyes guarda entre sus calles. Para ellos es esta ruta que va en busca de “sus majestades satánicas”

Por Laura Llerena

Inglaterra es reconocida como cuna de importantes artistas y bandas que han dejado una gran aportación a la escena musical mundial, como Amy Winehouse, The Beattles, Queen y The Rolling Stones, entre muchos otros, de ahí que sea por sí misma una ciudad musical.

Rutas sonoras hay varias, pero esta vez iremos tras los pasos de “sus majestades satánicas”, quienes han salpicado de leyendas y rock a este destino, desde hace más de 50 años, cuando comenzaron su trayectoria.

Se dice que la historia de la banda inició cuando unos jóvenes Keith Richards y Mick Jagger, quienes fueron amigos desde la primaria Wentworth, se reencontraron un 17 de octubre de 1961 en la estación de tren del municipio de Dartford, en Kent.

Fue un encuentro de tal importancia que incluso en 2013, el gobierno de Dartford colocó una placa en la estación de tren para recordar aquel encuentro entre los músicos.

Al año siguiente, en abril de 1962, los artistas decidieron formar la banda. Fue Brian Jones quien bautizó a la agrupación como Rolling Stones, luego de escuchar la canción del mismo nombre, del estadounidense Muddy Watters.

La primera presentación de la banda fue en el Club Marquee, un sitio de gran importancia para el rock europeo. Originalmente se localizaba en el número 165 de Oxford Street, pero fue reubicado en varias ocasiones; hoy se encuentra en el número 128 de Wardour St, en Westminster.

En el lugar se apoyaba la escena emergente británica y punk de los años 60 y 70 con bandas como Queen, The Who, Led Zeppelin, Pink Floyd, Jimi Hendrix, David Bowie, Sex Pistols y The Cure.

Se cuenta que los Stones estaban haciendo tan bien las cosas que un par de ocasiones los Beatles llegaron al Marquee para escucharlos. Y es que para los Rolling Stones la fama llegó muy rápido luego de publicar sus primeros sencillos.

La banda logró atrapar la mirada de muchos al adoptar una imagen de rebeldía, incluso se puede decir que generaron el estereotipo de una banda de rock que incluye por supuesto sexo, alcohol, drogas, dinero, mujeres, fiesta, comportamientos contra de la ley y pensamientos en contra de la clase política, además de expresar públicamente sus adicciones.

Una de las canciones más recordadas de la banda por su rebeldía es Street Fighting Man, incluida en el álbum de 1968: Beggars Banquet, a la que los medios de comunicación de entonces catalogaron como “subversiva” porque criticaba la situación de Londres a finales de los años 60 y se decía que era prácticamente una llamada a la Revolución.

De ahí que se les apodara como “sus majestades satánicas”, pues “corrompían” moralmente a toda una generación de jóvenes durante los años 60. También se les llamó de esa manera por sus miles de declaraciones como aquella que dio Keith Richards cuando dijo que, como si se tratara de cocaína, había inhalado las cenizas de su difunto padre.

 

Sitios para rockear como los Stones

Otro sitio que lleva la huella Stone es el restaurante Sticky Fingers, no sólo porque el propietario es Bill Wyman, bajista de la banda de 1962 a 1996, sino por su decoración con gran cantidad de recuerdos del grupo.

El Crawdaddy Club de Richmond es otro lugar a visitar. Ahí la banda tocó a partir de febrero de 1963 convirtiéndose en el grupo estrella, tocando dos días a la semana. Fue tanta la gente que llegaba a verlos que el bar tuvo que cambiar a un lugar más amplio. Actualmente se localiza en Harding Elms Road

Por aquella época la banda tuvo su primer éxito: Come on, dos años después, en 1965, sacaron el sencillo I Can’t Get No Satisfaction que los llevó a la fama mundial y les dio su primer número uno en Estados Unidos, fecha que marcó los triunfos constantes que obtendrían posteriormente. De hecho, como dato curioso, el riff de “Satisfaction” es una de las piezas de guitarra más sencillas de la historia y probablemente sea también de los más famosos.

Los fans de esta banda no pueden irse de Londres sin recorrer Denmark Street, conocida como la meca del pop. Se encuentra en el distrito de Candem y está repleta de tiendas de instrumentos y estudios de grabación.

Desde los orígenes de esta calle se vendían e imprimían partituras de música y grandes agrupaciones llegaron a grabar aquí, como los Beatles, los Small Faces, David Bowie, los Sex Pistols, éstos últimos incluso vivieron en esta calle; además de Jimi Hendrix, Stevie Wonder y Bob Marley. En el Regent Sounds Studio, ubicado en esa calle, los Rolling dieron forma a su primer disco y al tema Not fade away.

Tiene tanta historia musical que Denmark Street llegó a ser conocida como la “Tin Pan Alley” londinense, refiriéndose al famoso lugar en Nueva York donde trabajaban los grandes compositores y editores que dominaron el mercado de la música popular estadounidense.

En alguna de las tiendas de esta calle seguramente podrás hallar discos con los más grandes éxitos de los Stones, como Some Girls, el decimocuarto disco de la banda, que fue el más vendido en toda su historia, con el que lograron 6 millones de copias vendidas, repuntando nuevamente en las primeras listas de popularidad. A partir de este disco, los especialistas en música le denominaron como “la segunda etapa de sus majestades satánicas”.

Con la lengua de fuera

La tienda Grrr! es un punto obligado para los “stonianos”. Se localiza en el número 10 de Carnaby St y fue inaugurada en 2013. Se identifica por el famosos logo de la banda, ideado por el diseñador Ernie Cefalu en 1971, quien se inspiró en los hijos de Jagger, aunque fue dibujado finalmente por John Pasche y fue incluido por primera vez en el disco Sticky Fingers.

Se trata de una Pop Up Shop donde se pueden comprar productos vintage de la banda y todo lo que puedas imaginar en artículos alrededor de lanzamientos del disco de recopilación Grrrr que contiene también dos canciones inéditas y se lanzó con motivo del aniversario número 50 de la banda, el 9 de noviembre de 2012 en Europa, y el 12 de ese mismo mes en el resto del mundo.

Además de esta tienda, el pasado 6 de abril de 2016 se inauguró la primera gran exposición dedicada a los Rolling Stones, que tuvo por nombre “Exhibitionism”, en la galería Saatchi. Contó con más de 500 objetos exhibidos a lo largo de nueve salas ubicadas en dos plantas del edificio. Voceros de la galería anunciaron que se trató de un “recorrido interactivo resultado de tres años de investigación de la banda”.

Keith Richards aclaró a diferentes medios de comunicación que “aunque es sobre los Rolling Stones, no es necesariamente sobre los integrantes, también es sobre toda la parafernalia y la tecnología asociadas a una banda, como los instrumentos que han pasado por sus manos a lo largo de los años”.

La exposición incluye instrumentos, pistas inéditas de audio y video, piezas de vestuario, diseños de escenografía, diarios personales, correspondencia y obras de arte originales para portadas de discos y pósters, además de diseños originales de la escenografía de los conciertos, instrumentos, elementos de los camarinos, canciones que pueden ser consideradas como rarezas, videoclips, así como piezas de cómplices habituales como Andy Warhol, Alexander McQueen, Martin Scorsese, Ossie Clark, Tom Stoppard o el grafitero Shepard Fairey. La muestra hizo una gira de cuatro años por 11 ciudades después de los tres meses que permaneció en Londres.

Melómanos felices

En Londres además puedes tomar un tour que incluye a grandes bandas británicas que han marcado el mapa musical del mundo con parada en más de 50 sitios relacionados con artistas como Amy Winehouse, Sex Pistols, Queen, Elthon Jhon y U2, por mencionar algunos. La duración de la ruta es de 3 horas y media, en un recorrido guiado por expertos en música.

Incluye lugares como el teatro Royal Albert Hall, inaugurado en 1871, convertido en un icono de la música británica donde se han presentado artistas y bandas reconocidas, como The Killers, Frank Sinatra, Phil Collins y desde 1996 se presenta el Cirque du Soleil.

También se visita Carnaby Street, ubicada en el distrito de Soho, que fuera cuna de la cultura mod en la ciudad que ganó gran popularidad a partir de los años 60 gracias a bandas como los Rolling Stones o los Beatles, que realizaban sus compras allí.

Otro punto en la ruta es Portobello Road donde hay diversas tiendas de instrumentos musicales, así como Rough Trade Shop donde se ofrecen conciertos y, por supuesto, los famosos estudios Abbey Road, en la calle del mismo nombre, ubicada en los municipios de Camden y Westminster, en los que bandas de la talla de los Red Hot Chili Peppers, U2, los Foo Fighters, Pink Floyd y los Beatles grabaron muchos de sus éxitos.

Estas son sólo algunas opciones para conocer Londres guiados por su música. Si saber a qué suena este destino en busca de los Stones, escucha el programa que preparamos para ti en este link: http://apple.co/1TaiYm1

Deja un comentario