Lugares donde retumba la Marcha Imperial

Desde una galaxia muy muy lejana Luke Skywalker, Han Solo, Darth Vader, R2-D2 y Chewbacca viajaron hasta la Tierra para dejar un poco de sus mundos en estos destinos

Por Laura Llerena

Al menos eso es lo que nos gusta pensar al visitar algunos de los parques de diversiones, museos y tours que llevan la marca Star Wars, diseñados especialmente para los fanáticos de la saga.

Desde el boom de la primera película Episode IV-A New Hope, en 1977, muchos quedaron cautivados con la historia, los personajes, la música y los escenarios. De ahí que diversas compañías no tardaron en crear productos turísticos para atraer a los viajeros, sin importar el lado de la fuerza al que pertenezcan.

Destaca el tour en Túnez, destinos situado al norte de la costa mediterránea africana, donde se ofrece un recorrido para ver los sitios donde se filmaron diversas escenas de las películas de Star Wars que incluso conservan parte de la escenografía, muchas casi intactas. El paseo se realiza a bordo de vehículos 4×4 a través del desierto, por lo que se convierte al instante en toda una aventura.

El tour abarca Sidi Boulhel, al este de Tozeur, donde se encuentra un pequeño cañón conocido como el de La Guerra de las Galaxias, escenario también del filme Indiana Jones y el Arca perdida. Se trata de un paisaje rocoso y desértico donde se rodó la escena de la captura de R2-D2 por los jawas, en el ataque de los Tusken a Luke.

También contempla Chott el Djerid, al noroeste de Tozeur, que alberga el lago salado que conquistó a George Lucas para grabar algunas secuencias de El ataque de los clones y La venganza de los Sith.

Hacia el este se encuentra Matmata que, por su aspecto, con arena arcillosa, fue perfecto para que los bereberes excavaran ahí sus viviendas, lo que sirvió de escenario para recrear la casa de los padres de Luck Sky Walker en Star Wars Episodio IV. En este lugar hay hoteles subterráneos para hospedarse al estilo de la familia Lars (los padres adoptivos de Luke Skywaker).

La región de Tataouine fue otro de los lugares utilizados para las escenas del planeta Tatooine en la saga. En honor a ella, este planeta ficticio fue denominado así. En las inmediaciones del pueblo, hacia el este, hay varias viviendas de los bereberes donde también se rodaron escenas del pueblo de los esclavos de Episode I.

Por último, en la isla de Djerba, al sur del Golfo de Gabes, está la ciudad de Ajim en la que se puede visitar la cantina donde Luke conoció a Han Solo. Pocos kilómetros al norte de esta localidad se encuentra la casa de Obi Wan Kenobi que también puede ser parte del paseo.

Sonidos de una galaxia muy muy lejana

Al pisar cada uno de estos destinos inevitablemente llega a la memoria la Marcha Imperial, creación de John Williams, con la que el personaje de Darth Vader regularmente hace su entrada triunfal, de la cual existe una larga lista de versiones musicales, desde disco y pop, hasta banda y salsa.

Spotify reveló que hasta ahora los usuarios han creado aproximadamente 215 mil listas de reproducción inspiradas en Star Wars.

Las melodías que envuelven a las películas son otra joya que los fans reconocen de Star Wars, pues crea los ambientes ideales. La mayor parte de la música tanto para la trilogía original, como para la trilogía de postsecuelas, así como para series de televisión, cortos y hasta videojuegos han sido compuestas por Williams, y en muchas de ellas ha participado la Orquesta Sinfónica de Londres.

De hecho, el tema principal ha sido catalogado por muchos especialistas de música, como uno de los mejores temas cinematográficos de todos los tiempos. Incluso la partitura de John Williams para la original Star Wars de 1977 fue la que más premios ha logrado, entre ellos el Óscar.

Exposiciones

La euforia por Star Wars retomó fuerza en 2015 con el estreno de Star Wars: Episodio VII – El despertar de la Fuerza, con la dirección de JJ Abrams, la séptima entrega de la saga con la que se prepararon diferentes atracciones en el mundo, como Star Tours–The Adventure Continues en Hollywood Studios, en Disney World Orlando, en Florida, Estados Unidos, donde es posible aprender nuevas destrezas con los sables de luz en la Academia de Entrenamiento Jedi.

El EMP Museum, en Seattle, Estados Unidos, también tuvo su muestra alrededor de Star Wars. Se llamó Rebelde, Jedi, Princesa, Reina: Star Wars y el poder del disfraz. En ella se mostró la vestimenta original que usaron los personajes en las seis películas de la saga. La exhibición posteriormente se montó en varias ciudades de Estados Unidos. Se requirieron 9 años para reunir la colección. Se mostró, por ejemplo, el vestido de boda de Padmé Amidala.

Lo más esperado

Londres no podía quedarse atrás y también montó su propia exposición de Star Wars en el Museo de cera Madam Tussauds en la que se recrearon 16 personajes de la saga en los momentos más característicos de la trilogía original y de los episodios I, II y III, como la famosa escena de Darth Vader y Luke Skywalker al final de El imperio contraataca o la lucha con sables láser de Anakin y Obi Wan en La venganza de los sith.

En un principio, El Museo Lucas de Artes Narrativas, el cual planea abrir en 2018 (sin fecha fija aún), se edificaría a orillas del lago Michigan, en la ciudad de Chicago, donde los fans encontrarían su paraíso soñado de Star Wars, pero el año pasado se anunció que será en California, debido a acciones interpuestas por un grupo de ambientalistas en Chicago.

Será un edificio futurista que evocará un disco flotante. Tendrá tres niveles de exhibición con vista panorámica de la ciudad y estará inspirado en la obra de Frank Lloyd Wright y Ludwig Mies van der Rohe (ambos diseñaron edificios en Chicago).

El museo albergará cómics y libros para niños, además de arte digital y películas. La colección permanente mostrará obras de la colección personal de Lucas, que se estima tiene un costo de 600 millones de dólares e incluye pinturas de Norman Rockwell, fotografías de Alberto Vargas y artículos originales de Star Wars. Contarán también con conferencias y programas educativos. Se ha calculado una inversión de 300 millones de dólares.

Detrás de la banda sonora

Además de John Williams, el newyorkino de 80 y tantos años que a la fecha cuenta con una carrera de 6 décadas de músico y ha compuesto las bandas sonoras de películas como Tiburon, E.T, Súperman, Harry Potter, Jurassic Park, La Guerra de los mundos y Ladrona de Libros, entre su más reciente participación, también lo han acompañado otros compositores para crear los ambientes musicales de Star Wars.

George Lucas quería que Star Wars sonara distinto a lo que se escuchaba en otras películas que estaban de moda, por ello eligió a varios diseñadores sonoros para crear su propio mundo de sonidos.

En una entrevista que le hicieron a Ben Burtt (diseñador sonoro de la saga) comentó que lo que pretendían hacer para Star Wars era importar sonidos de la vida cotidiana por lo que creo su propia biblioteca auditiva a la que denominaron banda sonora orgánica, la cual contiene mezclas y ediciones de sonidos como: zangoloteos de cables tenzados, bramidos de elefantes, ladridos de perros, rugidos de leones, viejos proyectores de videos, martillos golpeando metales, aviones que se utilizaron en la segunda guerra mundial, estruendos bajo la lluvia y llantas rodando en pavimento mojado.

Si quieres saber a qué suenan estos destino de Star Wars dale click al siguiente enlace para escuchar el programa que preparamos previo al estreno de Star Wars: Episodio VII – El despertar de la Fuerza: http://apple.co/1SPBASL

Deja un comentario