Pros y contras del WonderFront festival

Te contamos cuáles fueron los SÍ y los NO de este festival que se vivió en San Diego, California, y está abriendo camino para más eventos musicales

Texto y Fotos: Daniel Castro

Días pasados asistimos a lo que fue la primera edición del Festival WonderFront, en la ciudad de San Diego, California, y tras un fin de semana de música, baile, amigos y todo lo que implica un festival, nos dimos a la tarea de “desmenuzar” los “sí” y los “no” de este evento que terminó por sorprendernos. Recordemos que, siendo su primer año, es claro que hay muchas cosas por mejorar, pero hubo también muchas otras que resultaron muy bien.

Lo que nos gusto

Escenario natural

Sin duda alguna, ¡la vista nos encantó! Nada mejor que un buen atardecer junto a una bahía, con música de fondo. Ya fuese Ximena Sariñana o Phantogram, la mezcla de todos los elementos hicieron que los últimos rayos de sol del día fueran algo especial.

Ubicación privilegiada

La ubicación tan céntrica del festival fue también algo que benefició mucho a todos los asistentes, ya que el autobús o trolley te dejaba prácticamente en la entrada del evento, lo cual, cuando has pasado más de 5 horas caminando o parado, esperando a tu banda favorita es de gran ayuda.

Música para todos

El line-up no estuvo nada mal para ser el primer año. Hubo una gran variedad musical. Representando el hip hop hubo artista de renombre, como Vince Staples, Migos, Tyga, Busta Rhymes y Big Wild, entre otros, mientras que del lado indie hubo bandas como MGMT, Walk The Moon, X Ambassadors, Alice Merton y Bob Moses.

La música latina no quedó fuera, lo cual le dio un gran extra al festival y tuvo una amplia variedad de artistas y géneros que abarcaron desde la ya mencionada Ximena Sariñana hasta Don Omar, Nicky Jam, Los Tucanes de Tijuana y Los Ángeles Azules, cerrando el escenario Univisión con una noche de baile y nostalgia que han caracterizado a esta banda, la cual, básicamente se ha presentado en todos los festivales habidos y por haber —no es queja, siempre será un deleite escucharlos en vivo—.

Excelente organización

La organización, a excepción de algunos momentos, corrió a tiempo. Que los artistas principales terminaran a temprana hora (10:00 de la noche) ayudó bastante a que el festival no se sintiera pesado; se podría decir que fue un festival relativamente corto, pero muy bien aprovechado.

Servicios de calidad

El repertorio de stands de comida y cerveza fue variado, lo suficiente para que no batallaras por comer lo mismo los 3 días, menos que eso mismo fuera algo sumamente económico, aunque aquí entra la ventaja de encontrarse en una zona relativamente céntrica con varios restaurantes de comida rápida, no tan alejados como uno pensaría.

Variedad de atracciones

Hubo tanto por hacer que difícilmente se podía ver todo en un día, desde los escenarios hasta las actividades.

Lo que no nos gustó

Distancia entre escenarios

Un problema fue la distancia entre escenarios; si bien los 4 principales se encontraban relativamente cerca, el resto, incluidos el Univisión (latino) y Casbah/Belly Up, se encontraban a más de 20 minutos. Básicamente, si 2 artistas se presentaban en horarios iguales, difícilmente podías disfrutar de ambas presentaciones; un factor que esperemos se pueda mejorar para el próximo año.

Es cierto, la bahía en San Diego es un lugar amplio, pero agregarle escenarios de punta a punta no fue la mejor de las ideas, sobre todo cuando la opción que se dio fue un taxi acuático que prometía llevarte de costa a costa en poco tiempo y en realidad terminaba tardando más de 30 minutos, que terminaba siendo más lento que simplemente caminar.

Muchos puntos de revisión

Si bien el ingreso al festival no fue tan complicado, sí fue estresante tener que pasar por puntos de revisión en cada zona donde se encontraba un escenario diferente. Era básicamente salir del festival para volver a entrar y así sucesivamente, aunado a que no era posible salir con alcohol, entonces, si querías ver a otra banda en otra parte, era necesario terminarse el trago.

WonderFront, abriendo camino

Así fue como vivimos la primera edición del WonderFront, un festival que a pesar de sus errores abrió de nuevo las puertas a la posibilidad de hacer eventos musicales donde hace mucho tiempo no se presenciaba algo parecido (que no fuera el ya famoso Comic-Con).

Esperamos que haya una segunda edición, pues es un festival que cuenta con todo lo necesario para convertirse en el primer WonderFront Festival de muchos.

Para más información sobre WonderFront 2020, puedes registrarte para recibir información de venta de boletos y noticias, en el sitio: www.wonderfrontfestival.com

Deja un comentario