Noviembre, llega La Catrina cantando

En México, desde las antiguas civilizaciones, más que temerle a “la calaca”, se le veía como parte natural del proceso de la vida, de ahí que el Día de Muertos sea una celebración donde la alegría, esa que produce la idea de saber que un ser querido vuelve a casa, es la invitada de honor

Por Laura Llerena

Es noviembre y México suena al murmullo de una oración, a canciones de despedida, a la algarabía que hay en toda fiesta de bienvenida, a las anécdotas y los recuerdos…

Son muchos los destinos a los que La Catrina ha sido invitada para engalanar este festejo. Te compartimos algunos que seguro querrás visitar, junto con los sonidos que acompañan a esta tradición que sólo se puede ver en México.

 

Campeche

Durante los primeros días de noviembre, los habitantes de la región de Pomúch, en Campeche, destierran los huesos de sus difuntos con el fin de limpiarlos. Posteriormente, los  envuelven en un mantel que ha sido bordado por algún familiar, para luego colocarl nuevamente los restos del fallecido en una caja arreglada específicamente para ello, la cual ha sido pintada y decorada. Después de estos días y acabado el ritual de Día de Muertos, los huesos se vuelven a depositar en su lugar.

En este destino, como en muchos otros del país, es una tradición que la familia del difunto pague a un grupo de músicos para que los acompañe durante su recorrido hasta el panteón. Se acostumbran grupos que tocan banda, norteño, boleros y hasta mariachi.

La mayoría de las canciones son de despedida o bien, aquellas que al difunto le gustaban en vida. Entre las más populares durante estas fechas escuchamos Amor eterno, de Juan Gabriel, que le compuso a su madre o Cruz de Olvido, de Juan Záizar, interpretada por muchas personalidades.

La Marcha fúnebre es una pieza que hace muchos años acompañaba la ceremonia de luto durante el funeral aunque por una extraña razón, tiempo después comenzó a adoptarse en las bodas. Es la que escuchamos justo cuando se carga y se pasea al novio entre los invitados a la fiesta.

 

Chiapas

San Juan Chamula, en Chiapas, es otro destino digno de visitar en noviembre, pues durante el Día de los Santos Difuntos se abren las tumbas en los panteones con la finalidad, según los habitantes, de lograr una comunicación entre el mundo terrenal y el espiritual.

En este pueblo tzotzil, durante Día de Muertos, a diferencia de otros destinos, no se diferencia entre niños y adultos fallecidos, pues creen que todos son una familia. De ahí que esperen a todos los fieles difuntos por igual.

Los panteones se inundan con los sonidos del arpa y las guitarras, y creen que si una familia no hace todo el ritual de ofrenda para su familiar, este se enojará y alguien en su casa enfermará gravemente.

 

Morelos

A pocos minutos de Cuernavaca, Morelos, en Ocotepec, por la carretera federal que conduce hacia Tepoztlán, se realiza una procesión al cementerio muy peculiar, pues los amigos y familiares de los difuntos se sientan a comer a un lado de las tumbas de sus seres queridos.

Se acostumbra colocar una ofrenda a las personas que fallecieron durante ese mismo año. Se les llama “ofrendas nuevas” y en ellas se recrea el cuerpo de la persona fallecida, con todo y huaraches, sombrero y rebozo, eso sí, todo recién comprado, el cual se rodea de lo que en vida fueron los platillos favoritos del difunto. También se prepara un camino de flores que llega hasta la banqueta para que las almas encuentren el camino de regreso a casa.

 

Puebla

En cuanto a ofrendas, Huaquechula, en Puebla, debería estar en el primer lugar de tu lista de destinos a visitar durante estas fechas, pues ahí se originaron las ofrendas monumentales.

Además de hacer las tradicionales ofrendas nuevas y viejas, también se hace la ofrenda del ánima sola, dedicada a las personas con las que de alguna forma se ha perdido un contacto genealógico, como pueden ser los personajes que ayudaron a fundar la ciudad, por ejemplo, quienes ya no tienen a ningún familiar en vida pero aún se les recuerda.

La conmemoración inicia el 28 de octubre cuando se espera y se recibe a las ánimas de quienes murieron de forma violenta o en un accidente. El 31 de octubre, a mediodía, se espera y se recibe a las almas de los difuntos que dejaron esta vida siendo niños, y el 01 de noviembre llegan los adultos que fallecieron de causas naturales.

El 02 de noviembre, las familias visitan por la mañana el panteón para limpiar y adornar con flores, velas e incienso el sepulcro de sus parientes. A las 2:00 de la tarde las familias esperan a las ánimas de sus parientes con un camino de flores, roseado con agua bendita y un sahumerio con copal. Después de esa hora reciben a los amigos y los familiares que conocieron al difunto, quienes generalmente llevan una vela adornada.

 

Hidalgo

En la Huasteca hidalguense se celebra el Xantolo o Fiesta de todos los santos. El 31 de octubre se recibe a los pequeños difuntos o también llamados angelitos. Su ofrenda incluye juguetes y dulces. Se queman cohetes y copal, y el arco de su ofrenda es más pequeño. Estos arcos, elaborados con flores de cempaxochitl, simbolizan la conexión que se establece del más allá con el mundo como lo conocemos.

Desde el 30 de octubre inicia el festejo con la “construcción del altar”; el 2 de noviembre es el Día de Todos los Santos y se prenden cohetes para avisar que se está ofrendando, y el 3 es el día de la bendición; día de la despedida.

A los visitantes se les ofrece comida de la ofrenda, pues se tiene la creencia de que esa persona toma el alma del difunto y es como si estuviera allí en otro cuerpo.

Durante el Xantolo se realiza el baile de Los comanches que es una danza tradicional en la que los personajes que participan están relacionados con la vida y la muerte. Los comanches representan a la vida y al indígena huasteco, mientras que el personaje llamado “el perrero” simboliza nada menos que a la muerte.

Van de casa en casa bailando al ritmo de una banda de viento o de un trío de huapangueros y son recibidos por los anfitriones con alimentos y bebidas. Incluso hay una banda de aliento de la Comunidad de San Bartolo Tutotepec que musicaliza los recorridos hacia el panteón. En el archivo No. 37 de la Fonoteca Nacional podemos encontrar esta melodía que lleva por título Suenen tristes instrumentos. Cantos y música sobre la muerte.

 

Veracruz

En Papantla, Veracruz, se festejan las Fiestas del Ninín, a partir del 18 de octubre y hasta el 3 de noviembre. Esta tradición tiene como peculiaridad que los creyentes dicen que los muertos acuden a la casa familiar en forma de insectos, por lo que nadie debe probar los alimentos antes que ellos, además de que está prohibido matar o espanta a los bichos. A las almas que no tienen a dónde llegar se les coloca afuera de cada casa una pequeña ofrenda para que también puedan comer y alegrarse.

Se trata de una cultura indígena que, como muchas, creía en el Mictlan, que es el lugar a donde van los muertos, acompañados de sus perros, llegaban después de un largo camino.

 

En México le cantamos a la muerte

Además de recordar a nuestros fieles difuntos durante estas fechas, recordamos también las canciones que muchos compositores han creado para sus seres amados que han fallecido, como La Muerte Chiquita, de Café Tacvba, y Fantasmas, de Los Estrambóticos, entre muchas otras.

Noviembre además es un mes en el que se honra a la muerte… Muchos personajes le han cantado a “la calaca”, como Lila Dawns que tiene su propia  interpretación de La Martiniana, del autor Andrés Henestrosa. La canción de La Calaca, de los cantautores Amparo Ochoa y José Hernández, y Llorona, que es un son característico del istmo de Tehuantepec, en Oaxaca, que no tiene autor, pero han cantado muchos, como Chavela Vargas.

 

Festivales dedicados a “la calaca”

Como una especie de gran fiesta en México se realizan diferentes celebraciones durante el Día de Muertos donde no pueden faltar los festivales musicales que se acompañan de muestras gastronómicas, exposiciones fotográficas y hasta tours.

Agenda entre tus sitios para visitar en estas fechas el festival llamado “El regreso del Coco” que se realiza en el Camino a Mixquic, así como los museos Dolores Olmedo y Frida Kahlo, que cada año realizan una ofrenda muy original dedicada a los escritores, pintores, poetas y grandes grabadores mexicanos que se nos han adelantado.

Otro imperdible es el tour temático de leyendas que se hace en el Centro Histórico de la Ciudad de México y es gratis, o bien, el paseo por el panteón San Fernando.

Si quieres saber a qué suena el Día de Muertos en México, escucha el especial que preparamos para ti: http://apple.co/1qqSCiE

Deja un comentario