Encuentro íntimo con Julieta Venegas; su regreso a la CDMX

Luego de varios años de una pausa musical, la noche de este 14 de febrero se convirtió en un espacio de intimidad, nostalgia y lucha, con la presentación de Julieta Venegas en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, en la Ciudad de México, donde el público, que abarrotó el recinto, fue parte de una velada mágica a cargo de la cantante mexicana.

Su esperado regreso a la ciudad tenía que ser especial, cuando todos se desvivían este viernes por hacer pública su felicidad, la tijuanense prefirió cantarle al amor propio, a la vida y a la libertad. En sus propias palabras, el “Día de los Enamorados” se debe celebrar siempre, el amor y cariño no conocen de tiempo ni fronteras.

En la primera de sus 2 fechas programadas en este recinto capitalino, Israel Ramírez, voz y guitarra de Belafonte Sensacional abrió el escenario con un poco de poesía urbana, letras que tomaron fuerza poco a poco. A pesar de que aún había asientos vacíos, no fue impedimento para que los fans del grupo capitalino hicieran eco de las canciones para demostrar su apoyo y gusto por el acto telonero.

Después de unos minutos, la figura de Julieta se hizo presente. Con un vestido rojo y una sonrisa sin igual, su caminar se detuvo en el hermoso piano del que sonaron las primeras notas que retumbaron en todo el lugar. El momento había llegado y todos lo sabían. Ilusión, Amores platónicos, Ya conocerán y Forma (canción aún en proceso), fueron las primeras en sonar.

“Estoy muy feliz de estar aquí, no saben lo que significa para mí estar en esta tierra hermosa; estoy muy nerviosa, hoy tocaré una mezcla de canciones que quiero mucho», dijo la artista.

Con una fusión de clásicos, éxitos y nuevos temas que aún no graba, Julieta no dudo en complacer a sus fans. “Siempre me han gustado las canciones tristes pero cuando las tocó no me siento triste, no hay amor sin desamor”, así se refirió ante la inminente mención del festejo del 14 de febrero. “Si vamos a cantarle al amor, vamos a hacerlo en todas sus formas y colores, hay que amar las diferentes maneras de querernos”.

Cada corte de canción, la cantante no perdía tiempo para interactuar con su público: «Cuando empecé a estudiar música empecé con un piano clásico, pero no había muchos referentes, entienden, un día en un bar escuché algo de un músico argentino, por eso les voy a tocar algo de él, se llama Ojos de video tape«.

La ex integrante de Tijuana No, hizo un anuncio que gusto y emocionó a muchos: “Les voy a tocar una canción que vamos a traer a la CDMX (refiriéndose a su participación en el musical “La Enamorada”, donde actúa y compone piezas y que estará del 2 al 5 de abril en el Teatro Silvia Pinal), habla de cómo todo continúa, ciclos que siguen, se llama Seguiré Viva”.

Amigos y lucha

Venegas también hizo homenaje al ídolo mexicano José Alfredo Jiménez, con Canta, canta, canta y la protesta se hizo presente con Debajo de mi lengua, un tributo a los 43 normalistas desparecidos de Ayotzinapa, y Déjenla dormir, tema inspirado en el movimiento feminista mundial Ola Verde, con el que se pronunció a favor del derecho de las mujeres a vivir una vida sin violencia, aborto libre para todas y libertad de elección: «Tenemos que hablar de todos los temas, tenemos que empezar a ocupar todos los espacios, hacer una relectura y aprender otro vez», enfatizó.

Luego, llegó la hora de los invitados: «Es muy bonito cuando encuentras gente con amor por la música. Si vamos a hablar de amor, lo vamos a hacer en serio, estoy muy feliz, feliz de presentarles a Ensamble al aire». Junto a ellos se oyó un popurrí comprendido por Revolución, Andar conmigo y Hoy.

Despedida, Cien palabras, Lento y Mis muertos, fueron otros de los temas que no dejaron de ser coreadas por los fans, quienes se fascinaron con el segundo homenaje de la velada: «Otro clásico, no es mío, es de Juan Gabriel, es una despechada pero hay que cantarla», fueron las palabra que sirvieron de antesala de la canción Se me olvidó otra vez.

«Antes de irme quiero agradecerles mucho que estén aquí; venir a la Ciudad de México era como directo al corazón y tenía que volver. Con esta canción digo hasta pronto, mis chilangos queridos».

Con los éxitos Eres para mí y Me voy, parecía que el final había llegado, pero después de una pequeña despedida, Julieta regresó para el encore y tocar, De mis pasos y Limón y Sal,con la que cerro definitivamente su primer show íntimo. 

La segunda fecha de esta experiencia intima tendrá lugar hoy sábado 15 de febrero a las 8:00 de la noche también en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris. Si ya tienes tu boleto no olvides llegar temprano para que no te pierdas la presentación previa de la cantante y compositora chilena de jazz y pop, Paz Court.

Deja un comentario