Bonn, la ciudad que suena a la Sinfonía No.5

La pintoresca ciudad de Bonn, Alemania, es la cuna de  Ludwig van Beethoven. Ahí, su casa, convertida en museo, junto con un gran archivo y la sala de música de cámara, además de un gran festival que se celebra cada otoño son los principales atractivos para ir en busca de los pasos de un gran compositor

Por Laura Llerena

Ubicada en el valle del Rin, a orillas del río del mismo nombre, la pequeña ciudad de Bonn, en Alemania, es conocida y visitada por los viajeros del mundo, por ser el lugar donde Ludwig van Beethoven nació.

Aquí se encuentra la Casa de Beethoven, que abrió sus puertas al público como museo para dar a conocer la vida y obra de uno de los más grandes compositores de la música clásica.

Alberga manuscritos originales, instrumentos, objetos de uso diario del compositor, así como auténticos retratos que se le hicieron, convirtiéndose así en la mayor colección mundial privada dedicada a Beethoven.

El museo, así como el archivo de Beethoven y la sala de música de cámara, localizadas a un costado de la casa, están a cargo de la Sociedad Beethoven-Haus, creada en 1889.

El archivo Beethoven fue creado el 26 de marzo de 1927, en conmemoración de los 100 años de la muerte de Beethoven, como centro de investigación científica y es el principal centro de documentación sobre la vida, obra y el círculo intelectual que rodeó al músico. Contempla también con una biblioteca especializada.

Posteriormente, en 1989 se inauguró la sala de música de cámara y hoy es considerada como una de las más bellas salas de conciertos modernas, además de poseer una acústica extraordinaria. Aquí se llevan a cabo conciertos que fomentan las obras de Beethoven y sus contemporáneos, pero también se promueve la música actual.

Beethoven, el emblema de Bonn

Aunado al museo, en la ciudad también se erigió un monumento a Beethoven, en la plaza Münsterplatz y se creó el “Beethovenfest” con el objeto de rememorar al famoso compositor.

El festival se lleva a cabo cada año, en otoño, entre finales de agosto y principios de octubre, donde se reúnen importantes orquestas, agrupaciones y solistas.

Esta gran fiesta comenzó su tradición en 1845, al inaugurarse el monumento a Beethoven con motivo de la conmemoración del 75° aniversario de su natalicio. Durante tres días, la Münsterplatz se convirtió en una gran celebración musical. Este 2018 el Festival Beethoven se celebra desde el pasado 31 de agosto y finalizará el 23 de septiembre próximo. https://www.beethovenfest.de/de/ 

Su vida entre música

Ludwig van Beethoven nació en Bonn, Alemania, un 16 de diciembre de 1770 y murió en Viena el 26 de marzo de 1827. Fue un compositor, director de orquesta y pianista. Heredó su gusto por la música de su abuelo y su padre, quienes trabajaron como tenores en la capilla de la corte del príncipe.

Recibió su formación musical de los miembros de dicha capilla y a los siete años hizo su primera audición como pianista en Bonn. Su maestro de la capilla ya lo consideraba un “segundo Mozart”.

Para 1792, Beethoven abandonó su ciudad para estudiar en Viena con Joseph Haydn. Es ahí donde surgieron todas sus obras más conocidas, como las nueve sinfonías, los cinco conciertos para piano, las 32 sonatas para piano, los 16 cuartetos de cuerda y su ópera Fidelio.

Su legado musical abarca, cronológicamente, desde el Clasicismo hasta los inicios del Romanticismo. Su música es a menudo heroica y se considera la expresión de un humanismo revolucionario.

Beethoven nunca asumió un puesto en la corte del príncipe, por lo que se le honró como estandarte de la sociedad burguesa. No en vano, la única ópera de Beethoven trata de la liberación de un héroe burgués de las garras de un tirano.

Escribió la Quinta Sinfonía, que su autor considera una “llamada del destino”, además de conmovedoras piezas para piano como Para Elisa y A la alegría, que se convirtió en el himno de Europa, desde 1972.

Deja un comentario